Como yo los veía Margaret Mead y Gregory Bateson recordados por su hija
Margaret Mead y Gregory Bateson fueron leyendas en vida. Muchos autores escribieron sobre estos célebres
antropólogos cuya influencia aún se percibe en el mundo entero, pero nadie alcanzó la profundidad ni la
familiaridad que revelan estas memorias escritas con amor por su hija.


«Una niña y un adulto que se agachan para contemplar las raíces de unas hierbas o los cangrejos que corretean en
los charcos cuando baja la marea, pueden descubrir todo un mundo.» La autora evoca una infancia extraordinaria
y los mundos descubiertos y creados por una madre y un padre capaces de expresar los temas de su interés por
medio de imágenes comprensibles para una niña. «Enséñame algo nuevo, papi»: así comenzaban los juegos con
Gregory. Durante un paseo matinal, Margaret «descubría» los estamentos jerárquicos de un paisaje poblado de
duendes.


La infancia descrita por la autora no es idílica. La separaciones eran dolorosas, frecuentes y previsibles. Sus
padres vivían separados durante mucho tiempo y, finalmente, se divorciaron cuando ella tenía once años. Desde
su madurez y como colega de sus padres, la autora reconstruye los fascinantes caminos que estos científicos
precursores recorrieron cada uno por su cuenta y los complejos vínculos que mantuvieron hasta su muerte.


Este retrato profundamente humano de Margaret Mead y Gregory Bateson, permite ver desde una perspectiva
nueva sus extraordinarios descubrimientos y teorías.



Tema:

Conceptos clave:

Autores vinculados:

Publico:

IBIC:
Econobook
Código 703005
ISBN 84-9784-076-3
12,5 x 21
Pág. 288
Rústica
P.V.P. 15,5000 €
Precio sin iva 14,9 €